Inteligencia Emocional:

¿Qué es la Inteligencia Emocional (IE)?

Se considera Inteligencia Emocional a la habilidad para percibir, asimilar, comprender y regular las propias emociones y las de los demás, promoviendo un crecimiento emocional e intelectual. De esta manera se puede usar esta información para guiar nuestra forma de pensar y nuestro comportamiento.

Esta definición aparece en la literatura psicológica de 1990 en un escrito de los Psicólogos Americanos Peter Salovey y John Mayer. Este concepto no tuvo una gran relevancia hasta 5 años después, en 1995, Daniel Goleman define las 5 características de la Inteligencia emocional con la publicación de su libro “Emotional Intelligence’’.

Las 5 características de la Inteligencia Emocional:

  1. Conocer las propias emociones: El principio de Sócrates “conócete a ti mismo” se refiere a esta pieza clave de la inteligencia emocional: tener conciencia de las propias emociones; reconocer un sentimiento en el momento en que ocurre. Una incapacidad en este sentido nos deja a merced de las emociones incontroladas.

 

 

  1. Manejar las emociones: La habilidad para manejar los propios sentimientos a fin de que se expresen de forma apropiada se fundamenta en la toma de conciencia de las propias emociones. La habilidad para suavizar expresiones de ira, furia o irritabilidad es fundamental en las relaciones interpersonales.

 

  1. Motivarse a sí mismo: Una emoción tiende a impulsar hacia una acción. Por eso, emoción y motivación están íntimamente interrelacionados. Encaminar las emociones, y la motivación consecuente, hacia el logro de objetivos es esencial para prestar atención, automotivarse, manejarse y realizar actividades creativas. El autocontrol emocional conlleva a demorar gratificaciones y dominar la impulsividad, lo cual suele estar presente en el logro de muchos objetivos. Las personas que poseen estas habilidades tienden a ser más productivas y efectivas en las actividades que emprenden.

 

  1. Reconocer las emociones de los demás: Un don de gentes fundamental es la empatía, la cual se basa en el conocimiento de las propias emociones. La empatía es la base del altruismo. Las personas empáticas sintonizan mejor con las sutiles señales que indican lo que los demás necesitan o desean.

 

  1. Establecer relaciones: El arte de establecer buenas relaciones con los demás es, en gran medida, la habilidad de manejar las emociones de los demás. La competencia social y las habilidades que conlleva, son la base del liderazgo, popularidad y eficiencia interpersonal.

 

Inteligencia emocional en los deportes electrónicos:

 

Los jugadores de deportes electrónicos se encuentran con diferentes emociones desde antes de entrar a una partida hasta después de terminar la misma. Las emociones que no se gestionan adecuadamente están relacionadas con una mala toma de decisiones o nivel bajo de concentración, ya que estos se encuentran ante un nivel bastante alto de ansiedad  y competitividad.

Gran cantidad de los deportes electrónicos son en equipo, las habilidades sociales  y la empatía son dos características que se pueden trabajar con los jugadores con el fin de conseguir un mejor entorno de trabajo.

La Inteligencia Emocional es una parte importante del aprendizaje de los deportes tradicionales, al compartir valores con los deportes electrónicos su adaptación está siendo bastante natural, pero es una ciencia que sigue en desarrollo, al igual que su adaptabilidad a los deportes electrónicos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

¡Compártelo!

Comparte esta página con tus amigos.